Home

Diario YA


 

¿Un "tapado" en el Real?

Redacción Madrid. 10 de Septiembre. 
 
El pasado jueves día 4 de septiembre llega, con gran sorpresa, la noticia de una nota de prensa de Jesús López Cobos, director musical del Teatro Real de Madrid, dirigida al director general del coliseo, Miguel Muñiz, en la que explicaba que "tal y como se han ido desarrollando los acontecimientos a lo largo de los últimos meses y la poca claridad en tratar determinados temas por parte de la Fundación me han hecho reconsiderar la posible renovación de mi contrato". Pero detrás de esto hay bastantes cosas. Hoy no voy a entrar a fondo en el asunto, para recabar mayor información, si es que algunos se deciden a hablar. Pero sí adelantar unas cuantas cosas.
 
La noticia, la de la carta del maestro López Cobos, llegó por sorpresa. Hasta el punto de que ese mismo día, a las 17:10, tenía prevista una entrevista radiofónica en directo con el Teatro Real. Después de varios intentos consigo hablar con el teatro. Me informan que la persona que tenía previsto intervenir no lo podrá hacer, ya que ha surgido un imprevisto. Recabo mayor información y me concretan que, en esos momentos, en las dependencias del teatro están con el tema de la carta del director musical. Y que ellos, cosa muy lógica, no pueden hacer ninguna valoración.
 
Las ideas comienzan a agolparse. Recuerdo mi charla con el maestro López Cobos el pasado día 19 de Agosto, en la Caseta Oficial del Ayuntamiento de Málaga, en el Real de la Feria, y que, entre otras cosas, recogí en el artículo publicado en estas páginas el pasado 22 de Agosto titulado "Feria de día, feria de noche". El maestro no insinuó absolutamente nada sobre lo que se estaba gestando. Bien es cierto que quedaban 12 días para una fecha crucial en todo este asunto, el 31 de Agosto.
 
Es crucial esta fecha por lo siguiente. El contrato que firmó López Cobos con el Real tenía una duración de siete años. Y una cláusula clave. Como fecha límite el 31 de agosto de 2008, dos años antes de la conclusión del citado contrato, la dirección del coso tenía que informar al director artístico si se le iba a prorrogar el contrato o no. Dos años es un tiempo muy prudente en el mundo de la música, en cargos de responsabilidad, para poder tomar las lógicas previsiones para el futuro profesional.
 
Parece que corrían rumores de la posibilidad de no renovación. Y un fallo imperdonable en la gestión administrativa, hizo que el maestro tomase la delantera. El tan nombrado día 31, no fue emitido ningún comunicado, ni público ni privado, por quienes tenían la obligación de hacerlo. Y de ahí que el director músical tomase la iniciativa para, por lo menos, parecer que era él el que no quería continuar.
 
Y a partir de aquí, algunas cosas muy mal hechas. La más llamativa, para mí, las declaraciones del Presidente del patronato del Teatro Real, Gregorio Marañón y Bertrán de Lis. Ni corto ni perezoso, dicen que comparten la decisión de López Cobos para, a continuación, señalar que un ciclo de siete años es la duración idónea. ¿En qué quedamos? Parece claro que se le ha visto el plumero. Y sin necesidad. Con haber hecho las cosas a su debido tiempo, era suficiente.
 
Y ahora viene el tema del posible sustituto. Y los rumores apuntan, de una forma clara, a Pedro Halffter. Parece que, independientemente de su gran trayectoria y preparación, puede contar con un gran aliado: Juan Carlos Marset, director general del INAEM, al que parece que le une una gran amistad y una gran sintonía profesional. Parece que antes de seis meses se puede dar el nombre del sucesor. ¿Será el que dicen que es el "tapado"?

 

Etiquetas:josé luis jiménez