Home

Diario YA


 

“La España subsidiada vive a costa de la Cataluña productiva” reza un eslogan de CIU y otro de ERC no se queda corto cuando proclama airada:”Madrid nos roba, ¡hacia la independencia de Cataluña!”

“Estado opresor” ¿Hasta cuándo Sánchez consentirá el chantaje catalán?

Miguel Massanet Bosch.

En realidad es difícil aceptar que, en una democracia como la que conseguimos crear en España a la muerte del general Franco, puedan tener lugar expresiones de tal calado, precisamente en nombre de “una supuesta democracia de minorías”, como las que están teniendo lugar en nuestra nación, protagonizadas por un grupo que apenas llega al 47% de la población de Cataluña, que intenta trasmitir una idea falsa de lo que sucede en la autonomía catalana, pretendiendo que se trata de una “región oprimida y explotada por el resto del Estado español” cuando es precisamente todo lo contrario lo que viene ocurriendo y, en la actualidad, bajo la presidencia del señor Pedro Sánchez del PSOE, todavía es más evidente que no sólo no es la más oprimida y perjudicada, sino que, a pesar de su rebeldía contra el resto del país, seguramente es la comunidad más beneficiada y mimada por el actual Gobierno, a la que se le consienten actitudes, reclamaciones, desplantes, inconveniencias, insultos, amenazas, desobediencias e ilegalidades que no se consentirían, en modo alguno, al resto de comunidades del Estado español, si exceptuamos a otra de las provincias tradicionalmente rebeldes, como es el país Vasco aunque, en este caso, su política es muy diferente, de momento, a la utilizada de perenne confrontación con España mantenida por los soberanistas catalanes.
Lo que sucede es que, precisamente por esta actitud intolerante, por este victimismo utilizado a modo de arma política contra el resto de españoles, por este injustificado autobombo y sentimiento de superioridad hacia el resto de los ciudadanos españoles y por ¿por qué no decirlo?, esta envidia que siempre han sentido hacia Madrid y su capitalidad que, a pesar de que se encuentran maravillosamente en ella cuando la visitan o, incluso, cuando se trasladan a ella a vivir, no pueden evitar, en cada ocasión que se les presenta, hacer comparaciones que siempre, según sus periodistas y TV se saldan de un modo favorable hacia los intereses catalanes. Sin embargo, la realidad no se atiene a propagandas, acusaciones, posturas o deseos, sino a realidades y éstas, señores, lo que demuestran es que, en la actualidad, la economía, la industria, la cultura, la moda, el punto neurálgico del país está centrado en la capital de España, pese a que, el señor Sánchez y toda su camarilla de ministros, están empeñados en que deje de serlo, simplemente porque no consiguieron arrebatarle el gobierno de la comunidad al PP.
Pero van saliendo a relucir cuestiones nuevas que, de confirmarse ( ahora están en manos del juez que investiga el desvío de fondos públicos para costear los gastos de Puigdemont en su refugio de Waterloo), pueden convertirse en el mayor escándalo de la política española, en un caso grave de traición a la patria por parte de los separatistas catalanes y del propio Puigdemont; en un caso de opereta bufa que resulta increíble por lo que tiene de atrabiliario, de absurdo y de demostrativo de hasta dónde pueden llegar las utopías de un señor, Puigdemont, que sólo ha demostrado su cobardía, al rehuir la cárcel en la que ingresaron sus compañeros en la rebelión del 1º O, huyendo para refugiarse en un país extranjero desde dónde se ha dedicado a atacar a España y a los españoles con todos los medios legales y económicos de los que ha dispuesto que, en cuanto a la procedencia de éstos últimos, es lo que el juez está intentando aclarar de que procedencia los obtuvo.
La detención de 21 personas que, al parecer, estarían implicadas en la trama, pese a la reacción adversa de los medios de comunicación catalanes, con La Vanguardia a la cabeza (¿no estarán metidos en algún asunto poco confesable, relacionado con el tema de que tratamos, algún miembro del grupo, cuando se han apresurado en poner cuestión la decisión del señor Juez y a intentar sembrar dudas sobre el rigor de la actuación del representante de la Justicia?). ¿No será que este periódico catalán intenta constituirse en juez y parte poniendo en cuestión las actuaciones del juez, como si ellos tuvieran más solvencia para decidir que quien posee las pruebas, los documentos y las confesiones en los que basar sus acusaciones y las evidencias de que muchos de los detenidos, en mayor o menor grado, pudieron haber colaborado en financiar la estancia del señor Puigdemont, huido de la justicia española?  No debemos olvidar que hoy en el rotativo VOX POPULI  salen a relucir nombres relacionados con el tema del que hablamos, como los de Xavier Vendrell, David Madí y Oriol Soler  en el marco de la causa que investiga el desvío de fondos públicos para mantener al fugado Puigdemont viviendo a cuerpo de rey en su retiro de Waterloo. No olvidemos que, en relación con los contactos con Rusia, el auto del juez añade que Vendrell sugirió a David Madí que comentara con Javier Viñals, una persona de la confianza de Puigdemont, experto en la materia, la posibilidad de crear una plataforma de criptomonedas que serviría de soporte a la economía de una posible Cataluña independiente.
Pero en todo este asunto de las relaciones del grupo con la Rusia de Putín, el juez que instruye el caso, parece sospechar de las conversaciones grabadas al señor Terradellas, el que tres días antes de la DUI, Rusia ofreció trasladar a Cataluña 10.000 soldados, amén de pagar la deuda catalana, lo que parece que asustó al expresidente catalán. Aunque el hecho de que Rusia se atreviera a realizar un acto de guerra, como el que parece deducirse de dichas conversaciones, contra un estado democrático, como es el español, perteneciente a la UE y a la OTAN, ya nos parece una cuestión alucinante y un despropósito inimaginable, el sólo hecho de que se tuvieran conversaciones con Moscú, por parte de los separatistas catalanes, motivo suficiente para que el señor Puigdemont y todos los que colaboran con él sean acusados de intentar emplear medios ilegales para conseguir su propósito de separar a Cataluña de España, de actuar cometiendo una clara traición a la patria, y de proceder en contra de las normas de la CE al pretender conseguir la independencia de una parte de una nación perteneciente al grupo europeo, mediante la intervención armada de otra nación situada fuera de las fronteras de la CE. Por añadidura, parece ser que los informes de la Guardia Civil, basado en conversaciones telefónicas, sostienen que “el grupo ruso” con el que Terradellas contactó “quería hacer de Cataluña un país como Suiza”.
Sabemos que el señor Pedro Sánchez, el presidente de España, ha estado haciendo encaje de bolillos para ir quitándoles fuego a la serie de barrabasadas que los separatistas catalanes han venido realizando desde antes de que él entrara en el poder. Ha mentido, ha negado hechos evidentes, se ha dejado chantajear, ha cambiado normas y sigue negociando con los soberanistas, pese a que ellos no se dan por contentos con nada de lo que, pudiendo o sin poder, les ha venido ofreciendo con tal de que le apoyen en sus tinglados legales en las Cortes. Lo que ya no estamos tan seguros es en lo que vaya a tener que hacer, si las investigaciones del señor juez siguen adelante, se inician procesos y la Justicia llegara de reconocer que han existido semejantes conversaciones con representantes rusos, sobre una posible intervención de Rusia en la política española; algo que ya quisieron hacer cuando la Guerra Civil española, con la implantación del Frente Popular, y no consiguieron llevarlo a cabo.
O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, vamos viendo (tal y como ya estaba anunciado desde hace tiempo) como los acontecimientos se van sucediendo y siguen dándose motivos para que, cada vez con mayor preocupación, los españoles estemos con la mosca detrás de la oreja mientras observamos, entre confundidos y asombrados, como cada día que pasa nos llegan nuevas noticias sobre la incompetencia y venalidad de este Gobierno que amenaza con acabar con la unidad de España y con su propia existencia como nación. Y para endulzar un poco el mal sabor que nos dejan las noticias, una frase del insigne Marco Tulio Cicerón: “Como nada es más hermoso que conocer la verdad, nada es más vergonzoso que aprobar la mentira y tomarla por verdad.”