Home

Diario YA


 

Los militares ingleses fueron los que fundaron las primeras logias en la Península Ibérica

Constituyen una amenaza a la Seguridad Nacional "los compases y escuadras entre botas y sables"

Daniel Ponce Alegre. Teólogo. Los militares ingleses fueron los que fundaron las primeras logias en la Península Ibérica, destacando en 1728 la de Gibraltar ( nada casual ) y las de Menorca en 1731, donde se contabilizaron siete ( aún menos casual desde el punto de vista estratégico para el control del Mediterráneo Occidental, de la costa del Levante español y del Estrecho, junto con el norte de África ).

Ahora bien, la masonería militar no se introduce definitiva y profundamente en España de forma organizada con la masonería inglesa sino con las tropas napoleónicas, estableciéndose entre 1809 y 1813 una doble masonería bonapartista, por un lado al servicio del emperador y de su hermano José, el primer gran maestre de la masonería española, y por otro lado, se funda en Madrid otra masonería también bonapartista pero de españoles al servicio del rey José I, integrada por las logias llamadas tradicionalmente " de afrancesados ", simpatizantes de las ideas ilustradas, entiéndase por estas ideas, las ateas y neognósticas que surgieron del Periodo del Terror francés y que consolidaron el Imperio.

Que Fernando VII tuviera especial animadversión hacia la masonería no se debió a su oposición ideológica sino a que le suponía una pérdida de poder frente a los franceses e ingleses, que a su vez luchaban entre ellos por el poder, como sucede ahora entre los partidos políticos y otras instancias del Estado como la judicatura, el ámbito educativo o el que ahora nos ocupa el castrense o de las fuerzas de seguridad del Estado. La escisión interna de la masonería española de la época en masones " moderados " y comuneros o " exaltados ", así como la ambición propia de algunos militares de renombre y la convulsión política, provocaron que muchos militares se desvincularan definitivamente de la sociedad real y de las necesidades de las personas, de los españoles. Independientemente de los objetivos de la masonería en general, podemos observar nitidamente que ésta se retrata, más que por ella misma, que actúa en secreto, como lo que es realmente. un ente oscuro y oculto, se retrata por sus frutos.

Se ve de manera especial en aquellos " ilustres " militares, bien de las FAS, de la Guardia Civil, Policía Nacional o Servicios de Inteligencia, que entonces contribuyeron al debilitamiento del Régimen Monárquico e introdujeron el virus liberal ateo y anticristiano o anticlerical, y que actualmente reanudan el mismo proceder pues aunque los elementos masónicos o miembros son diferentes, la " cabra tira al monte " y son como entonces hijos de su padre, el Diablo y Opositor al Dios Verdadero, Jahvé, y a su único Hijo, nuestro Redentor y Maestro Jesucristo, ninguno más es Maestro, no es casual que el Grado 33 sea el mayor, pues en ese año Cristo muere pero nos libera de la muerte y nos da la Vida.

Volviendo a la acción política de la masonería, que para ella lo es todo pues es el poder y el reconocimiento que busca, recuerdo y concluyo este artículo con unas palabras citadas por el General Francisco Franco Bahamonde: " no hubiéramos descubierto estas intimidades si de la pasión que contra nuestra Patria dan muestras no nos obligase en nuestro puesto de vanguardia a no abandonar una sola de las armas que Dios a puesto en nuestras manos ". Con la ayuda de nuestro Señor Jesucristo, desde este Diario, continuaremos con esta batalla, hasta el Fin y la Vuelta del Señor Único, Jesús. Amén.

Etiquetas:Daniel Poncemasonería