Home

Diario YA


 

COSTA ESTE DE CANADÁ

Sumergirse en el corazón de las cataratas del Niágara, recorrer alguno de sus millones de lagos sintiéndose alejado de cualquier forma de civilización, callejear por sus modernas calles repletas de rascacielos o simplemente matar el hambre con una deliciosa “cola de castor”. Estas son algunas de las miles de experiencias que puedes disfrutar en la costa este de Canadá, un país que lo tiene todo y que, además, cambia radicalmente dependiendo de la época del año en que se visite.

En este artículo solo tocaremos los puntos que consideramos realmente imprescindibles, para visitar en un recorrido por la costa este de Canadá por lo que podríamos omitir algunas zonas que suelen aparecer en los recorridos más típicos.

QUEBEC

La ciudad de Quebec, es la fantasia de cualquier viajero, no en vano ha sido declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO. Esta ciudad recoge a la perfección el romanticismo de las grandes capitales de Europa mezclado con el amor por los espacios abiertos propios del continente americano. Una composición perfecta que se hace palpable en cada rincón de esta preciosa ciudad, que además es la capital del estado de Quebec.

Todo en Quebec es único y contrasta de una forma mágica con cualquier cosa que podamos ver en Canadá: su muralla con más de 400 años, sus calles de piedra llenas de edificios y pórticos pintorescos, incluso sus habitantes, quienes se sienten profundamente orgullosos de su raíz francesa y dichosos por vivir en una de las ciudades más seguras y con mejor calidad de vida del mundo. 

 Por si esto fuera poco, a menos de 30 minutos en coche se pueden visitar algunos de los tesoros naturales más impresionantes de la costa este de Canadá: La isla de Orleans, donde los comercios locales venden sus productos sin intermediarios; la cascada de Montmorency, que supera en 30 metros a las de Niágara; la basílica de Sainte-Anne-de-Beaupré, un precioso remanso de paz junto al río San Lorenzo; y, por último, el Cañón de Santa Anne, con sus tres puentes colgantes y una experiencia en un telesilla ultra veloz para disfrutar del cañón a vista de pájaro que no deja indiferente nadie. La mayoría de estos parajes ofrecen además alternativas como tirolinas, escalada, etc. para los más intrépidos.

DÓNDE DORMIR EN QUEBEC

Una ciudad de lujo bien merece una estancia de lujo. En pleno corazón del viejo Quebec se encuentra el hotel Auberge Saint-Antoine. Aunque este hotel puede presumir de infinidad de cosas, una de las cosas más relevantes es su situación, encontrándose a un solo paso del río San Lorenzo y de las calles más espectaculares de la ciudad, donde se encuentra la mejor oferta gastronómica así como millones de pequeños parques llenos de encanto y romanticismo decorados con una exquisitez única. El hotel se preocupa de cuidar cada minucioso detalle para que la estancia del visitante sea mucho más que acogedora y este no tenga que preocuparse por nada, ni tan siquiera de ir a la oficina de turismo para pedir recomendaciones, mapas y demás, ya que tienen en la recepción personal dedicado exclusivamente a informar sobre las mejores atracciones turísticas de la ciudad sin coste adicional.

Por supuesto también cuenta con numerosos servicios adicionales como un desayuno buffet de una calidad suprema, spa, masajes, gimnasio, un bar dónde se hacen habitualmente espectáculos y conciertos, salas para reuniones y eventos e incluso una sala cine donde se retransmite, entre otras cosas, los eventos deportivos más importantes así como proyecciones animadas para los más pequeños.

Tan solo poco más de 500 hoteles en el mundo han logrado tener el reconocimiento Relais & Châteaux y el hotel Saint Antoine es uno de ellos. Una de las máximas para lograr esta distinción es que los alojamientos son parte de la historia, el entorno y de la cultura del lugar donde se encuentra. No en vano, cada espacio está decorado y diseñado de forma única, tanto que tiene piezas de museo que forman parte de la historia de Quebec alrededor de sus halls, pasillos, incluso en algunas habitaciones.

A tan solo unos pasos del hotel se encuentra el famoso restaurante Chez Muffy con vistas al río San Lorenzo. Su chef dice perseguir la perfección en cada plato que realiza a través de una cocina local innovadora donde el sabor del producto de temporada es el principal protagonista. En definitiva, el restaurante es de lo mejorcito que se puede encontrar en la ciudad si se quiere comer bien y en un lugar más que acogedor..

 

QUÉ HACER EN QUEBEC

No importa cuando dejes Quebec, siempre que lo hagas, te irás con la sensación de que te ha faltado tiempo. Por eso recomendamos que se dedique el primer día a establecer una primera toma de contacto global con la ciudad. Para ello nada mejor que el Hop-on Hop-off Bus. Se trata de un autobús, con la planta de arriba descubierta, que realiza un circuito pasando por los principales puntos de la ciudad: el Old Québec, las Fortificaciones, el Quartier Saint-Jean-Baptiste, la Place Royale, el Vieux-Port de Québec, etc. Además dispone de audio guías traducidas a más de 10 idiomas (entre los que se encuentra el Español) que van explicando todo tipo de cosas relacionadas con los lugares donde el bus va pasando. A bordo del Hop-on Hop-off Bus podemos aprender cosas tan curiosas como la razón por la que la mayoría de casas tienen una escalera que sube hacia el tejado o el motivo por el que existen cúpulas de color verde alrededor de toda la ciudad.

 

Si conocer la historia de cualquier ciudad es vital, en Quebec, por sus numerosas peculiaridades, lo es aún más. Por esa razón, otro de los imprescindibles de Quebec es visitar la Citadelle, el recinto militar más antiguo de la historia de Canadá. Su excelente ubicación estratégica para el avistamiento de líneas enemigas por tierra, mar y aire hace que, hoy en día, la Citadelle tenga una de las vistas panorámicas más increíbles de todo Quebec. 

Ofrecen visitas guiadas para pasar por sus instalaciones y visitar las diferentes estancias. Incluso algunas son interactivas con actores que representan las diferentes etapas y mandatos que se han vivido bajo aquellos muros. Toda una experiencia para sentir en primera persona el terror al que se enfrentaban aquellos valerosos soldados ante la amenaza de todos los diferentes enemigos que han ido teniendo.

 PARQUE NATURAL LA MAURICE

536 kilómetros cuadrados de naturaleza en estado puro dan para mucho, entre otras cosas, para que aumente considerablemente la posibilidad de toparse con algunos de los protagonistas más aclamados por el turismo: Alces, Osos negros, Castores o Nutrias. No obstante, esto es cada vez esto es menos común debido a la gran cantidad de visitantes que recibe el parque a lo largo del año. Con nada menos que 150 lagos y sin fín de estanques, el parque natural de La Maurice ofrece infinidad de opciones para disfrutar del contacto con la naturaleza como treeking, canoa o kayac. 

Junto con la entrada a cualquier Parque Nacional de Canadá el visitante recibe información sobre todas las actividades a realizar dentro del parque, así como un mapa con algunas indicaciones y recomendaciones para cuidar el parque. Es gratificante, y hasta envidiable, la concienciación que existe en el país sobre el respeto al medio ambiente.

QUÉ HACER EN LA MAURICE

Entre todas las alternativas posibles, existe una excursión que destaca entre las demás por ser la más recomendada en la mayoría de foros especializados españoles: la visita a las cascadas Waber. No obstante, existen varios requisitos que se deben tener en cuenta: debe haber suficiente agua para poder llegar hasta las cascadas, es necesario reservar el día completo para disfrutar de la experiencia como se merece y, depende de la época, es conveniente hacerse con un buen repelente de mosquitos. 

 

El recorrido empieza en un lago donde se alquila un kayac o una canoa. Esta última es más divertida ya que tiene algo menos de estabilidad, aunque también tiene más riesgo de acabar volcada. Tan solo se recibe una indicación lo que da un ingrediente muy emocionante: “al salir girar a la izquierda. Si en 10 o 15 minutos no os habéis encontrado con un puente es que vais mal”. Desde ese momento, quedan por delante entre una y dos horas remando. En el paseo se pasa por todo tipo de paisajes, desde un gran lago sin salida aparente, hasta pequeños riachuelos con patos, vegetación marina y rápidos. La segunda parte del recorrido es mucho más común, se trata de un trekking sencillo de aproximadamente una hora a través de un sendero verde y natural. Las cascadas en sí son espectaculares. Además de un lugar ideal para hacer un picnic y refrescarse en verano, ya que en ellas se forman pequeñas mini piscinas y chorros naturales.

DÓNDE DORMIR EN LA MAURICE

Dado que estamos en plena naturaleza recomendamos reservar un alojamiento acorde al entorno en el que nos encontramos y para ello no hay ningún sitio mejor que el acogedor Gite du Lac à la tortue. Se trata de una casa de huéspedes que pretende que el visitante se fusione con la naturaleza y el entorno, y todo ello, sin perder algunas de las ventajas que pueden tener en las estancias de lujo como un Jacuzzi junto al lago.

La estancia en Gite du Lac à la tortue es una experiencia en sí misma, tanto es así que algunos de los huéspedes optan por pasar días completos sin salir del recinto. Contemplar el atardecer al pie del lago Tortue es como parar el tiempo y dejar que un sinfín de sentimientos recorran tu cuerpo. Después de contemplar ese espectáculo nada mejor que hacer una barbacoa al aire libre o hacerse con un poco de leña y cenar o charlar al calor de una hoguera. 

El desayuno es espectacular pero la forma de servirlo supera su sabor ya que aprovechan ese momento para contarte leyendas del lago o animales que anteriormente vivieron en el lugar. Aumentando así el misterio de un lugar mágico de por sí. Además, sus dueños hablan español y son encantadores. 

MONT TREMBLANT 

A tan solo un par de horas en coche de grandes ciudades como Montreal u Ottawa se encuentra el pintoresco pueblo de Mont Tremblant. A pesar de albergar una de las más codiciadas estaciones de Esquí en el mundo, Mont Tremblant es un lugar para visitar y disfrutar en cualquier época del año. Pasear por sus calles es sinónimo de entrar en un mundo idílico, lleno de felicidad y actividades de ocio para todo tipo de público (familias, parejas, niños, adultos, etc.) gracias a su excelente situación en las montañas Laurentinas. 

La plaza central junto con su gran escenario para conciertos y espectáculos es el centro neurálgico de Mont Tremblant. Allí se puede encontrar todo tipo de oferta gastronómica así como actividades de ocio centradas en la tecnología como por ejemplo “Mission Laser”, “Scape Room” o “Juegos de realidad Virtual”. 

De la misma plaza salen los tres teleféricos que operan en Tremblant, uno de ellos sube hasta lo alto de la montaña, donde se puede disfrutar de las mejores vistas panorámicas. Desde allí parten las alternativas más físicas como tirolinas, escalada o rutas para hacer trekking. Otro de los teleféricos (de acceso gratuito) baja a una zona de parques y carriles bici donde se puede acceder a la playa privada. Una vez en la playa las alternativas son varias: paseos en kayac, canoa, bote a pedales con forma de cisne, picnic en la orilla, etc.

A diferencia de otro lugares de Canadá, en Mont Tremblant la diversión no acaba hasta bien entrada la noche. Todo aquel que quiera sentirse como el protagonista de una película de ciencia ficción puede hacerse con una entrada para la actividad Tonga Lumina. Una aventura que comienza subiendo en el telesilla montaña arriba y continúa adentrándose en las profundidades del bosque en busca de un gigante dormido, donde miles de señales, a través de luces y sonidos, anima a los aventureros a seguir sus instintos. Como la mayoría de opciones de ocio en Tremblant, esto es una actividad de ocio apta para todo tipo de públicos

 
DÓNDE DORMIR EN MONT TREMBLANT

Entre toda la oferta hotelera destacamos y recomendamos el hotel Westin Spa and Resort, que presume de ser el “Westin” más pequeño del mundo con todo lo que eso conlleva: el mismo nivel de lujo sin la masificación de huéspedes que suelen albergar las grandes cadenas hoteleras. Además de una privilegiada ubicación y la calidad de sus instalaciones y habitaciones, muchas de ellas con cocina y chimenea, el hotel cuenta con una piscina climatizada y un spa con jacuzzi al aire libre en un entorno único.

Por si todo esto no fuera suficiente, para tener una estancia perfecta (ver valoraciones) el personal del hotel pone el broche de oro, no solo por su profesionalidad y cálidad en la atención sino también por su alegría constante; muy probablemente contagiados por el ambiente de felicidad permanente que se respira en cada rincón de la localidad de Mont Tremblant. 

Otro de los innumerables pluses que ofrece el hotel es el bar especializado en todo tipo de cócteles. Nada mejor para acabar la noche que brindando por estar en un lugar tan privilegiado y único como Mont Tremblant.

MONTREAL

Montreal no solo es la ciudad más grande del estado de Quebec sino también la más poblada. Esto lo convierte en una ciudad animada, alegre y cosmopolita. Es una gozada callejear por la rue Ste. Catherine viendo el vaivén constante de gente y perderse por las estrechas calles del Puerto Antiguo y el Vieux Montreal. Este último, alberga los más selectos restaurantes gourmet. Pero esta no es la única oferta gastronómica a tener en cuenta, la zona del Plateau y el Boulevard St. Laurent ofrecen alternativas de calidad en un ambiente más informal y variopinto. Sería una lástima abandonar Canadá sin haber probado al menos: el poutine (en cualquiera de sus variedades), los bagels (con crema de salmón), el pastrami o carne ahumada y las, ya mencionadas, colas de castor (dulces en su mayoría).

Para disfrutar al 100% de todo lo que esta ciudad puede ofrecer vamos a proponer una serie de visitas y actividades para tener una perspectiva diferente del entorno e irte con un saco lleno de experiencias inolvidables en Montreal.

Kayac a través del río Saint Laurent con  los tours de H2O Adventures que además de alquilar Kayac desde una posición del río privilegiada ofrece los mejores paseos guiados en por la ciudad. 

Recorrido por el estadio Olímpico. Desde que sirviera en 1976 como sede de los juegos olímpicos, el estadio olímpico de Montreal es una construcción futurista que simboliza la apuesta y el compromiso que Canadá tiene con y para el deporte. Este recinto recoge infinidad de importantes eventos y festivales internacionales. Por aquí han pasado los más relevantes personajes del siglo: desde los Rolling Stones hasta el papa Juan Pablo II. Su torre es el principal atractivo turístico ya que es la torre inclinada más alta del mundo con una estructura vertiginosa.

Visita al jardín botánico: Se encuentra justo al lado del estadio olímpico y presume de ser uno de los más grandes del mundo. En sus 75 hectáreas cuenta con diez invernaderos donde se exponen distintos tipos de plantas y más de 25 jardines, entre los que destacan el jardín chino y el japonés, de los más bellos y auténticos que se puede encontrar fuera del continente asiático. Además, el jardín botánico es famoso por la exposición Mosaicultura, una competición en la que se presentan más de 50 esculturas realizadas con plantas y participan más de 200 escultores llegados de 20 países distintos.

Ver anochecer desde la noria de Montreal: esta una de las mejores vistas que se pueden tener del Viejo Puerto, una de las zonas más bonitas y animadas de Montreal. Se trata de la noria más grande de todo Canadá y cada paseo dura aproximadamente 15 minutos, el tiempo que tarda en dar 3 vueltas completas. A pesar de ser una atracción con menos de tres años ya se ha convertido en todo un símbolo de la ciudad de Montreal.

Parque de Mont Royal: un lugar lleno de zonas donde se puede contemplar la fauna y la flora de la ciudad. En lo más alto de este se encuentra el mirador de Kondiaronk, el cual ofrece la mejor vista panorámica de la ciudad y, por tanto, uno de los lugares más codiciados para las cámaras para todos los amantes de la fotografía.

TORONTO

Totonto es el centro financiero y la ciudad más grande de Canadá. Cuenta con infinidad de barrios con una oferta multicultural tan amplia que la ciudad es conocida como la New York Canadiense. Las alternativas de ocio, restaurantes y pubs a lo largo del distrito centro son innumerables, al igual que la cantidad de Tim Hortons por kilómetro cuadrado.

Una parada imprescindible, que al menos requiere una tarde completa, es la antigua destilería Goderham. Se trata de un distrito con más de 40 edificios históricos que dejan a su paso un gran número de restaurantes, bares, galerías de arte y esculturas llenas de color que dan un encanto especial a este bohemio lugar.

Para los visitantes que busquen tener una vista de toda la ciudad de frente y desde el mar, una buena forma sería visitar alguna de sus islas, las cuales están comunicadas entre sí por distintos puentes. Las islas también están muy bien comunicadas con la ciudad por ferry desde el puerto y ofrecen uno de los atardeceres más bellos que se pueden presenciar en las cercanías, además de una paz inconmensurable.

Como alternativa curiosa en la ciudad de Toronto proponemos una visita al Museo de las Ilusiones. En este divertido museo interactivo se exponen más de 80 exposiciones diferentes: algunos ponen a prueba el ingenio, proponiendo un reto para que el visitante intente encontrar la solución; y otras, juegan con algunos elementos como la perspectiva o la ilusión óptica que engañan al cerebro provocando situaciones cómicas y desconcertantes al mismo tiempo. La visita al Museo de las ilusiones no solo asegura momentos de mucha diversión sino que además el visitante saldrá del recinto con el móvil repleto de fotos tan inverosímiles como originales.

EL PARQUE OMEGA, LA GUINDA IMPRESCINDIBLE

Guardamos el último espacio del artículo para poner la guinda, y una auténtica joya que no puede (ni debe) faltar en cualquier itinerario por la costa este de Canadá: El parque Omega. Se trata de un compendio de unos 12 kilómetros de paisajes que parecen sacados de un cuento de hadas que transcurren entre colinas, lagos y naturaleza bruta, donde los animales viven en semilibertad. Se encuentra situado a una hora y media de Montreal y una hora de Ottawa por lo que es perfecto para hacer una parada de camino a cualquiera de las dos ciudades.

Aunque la forma más usual de visitar el parque es en vehículo propio, ofrecen diferentes alternativas dependiendo de la época del año como paseos a caballo o autobuses, cuyo horario se puede consultar a través de su página web.

Antes de empezar recomendamos un parada en “House Park” para comprar zanahorias. Esto hará que los animales se intenten meter por la ventanilla del coche para conseguir su ración, haciendo que los visitantes vivan lo que sin duda será uno de los momentos más divertidos de su viaje a Canadá. El Parque Omega se divide en diferentes zonas y en cada zona hay un tipo de animal típico de la fauna canadiense: desde osos negros, lobos o coyotes hasta alces, renos o búfalos. La experiencia de avanzar hacia la entrada principal del parque con decenas y decenas de majestuosos wapitis y ciervos bloqueando la entrada es igualmente algo inolvidable.

INTERNET EN CANADÁ. EVITANDO SORPRESAS CON EL ROAMING

Canadá es un país de grandes extensiones, por lo que no es fácil, ni moverse, ni encontrar wifi pública en algunas ciudades. Por esa razón es recomendable hacerse con una tarjeta de datos, a poder ser ilimitados. Ya sea para utilizar el GPS, para encontrar alguna recomendación interesante o para estar conectados con los tuyos a través de las redes y/o aplicaciones como Whatsapp o Instagram. 

Algunas compañías en destino ofrecen este tipo de servicios pero es bastante incomodo llegar y tener que buscar algún sitio donde las vendan, con la dificultad extra de la barrera del idioma. Por esa razón recomendamos adquirir las tarjetas de holafly.com. Tienen soporte en Español las 24 horas y permite conservar tu número en español con tu whatsapp, tus contactos, etc. 

Además, la tarjeta SIM se recibe en unas 48 horas con envío gratuito. Si no tienes tiempo de recibir envíos y tienes un móvil de última generación, también tienen productos de eSIM. Estos funcionan exactamente igual, pero en vez de recibir e introducir una tarjeta física en el móvil, es suficiente con escanear un código QR que se recibe a través del correo electrónico tras la compra.

MÁS INFO - LINKS NOMBRADOS EN EL ARTÍCULO

QUEBEC

Hotel Saint Antoine https://www.saint-antoine.com  - Restaurante https://www.saint-antoine.com/chez-muffy

City Hop-On Hop-Off Tour https://www.toursvieuxquebec.com - La Citadelle http://lacitadelle.qc.ca/fr/

 MONT TREMBLANT

Le Westin Resort & Spa https://www.marriott.com/hotels/travel/ymywi-le-westin-resort-and-spa-tr...

Actividades de Ocio https://www.tremblant.ca/things-to-do - Espectáculo Nocturno https://www.tongalumina.ca/en/

 LA MAURICE

Glamping Gite du Lac a la tortue https://www.gitedulacalatortue.com/

 MONTREAL

Noria de Montreal https://www.lagranderouedemontreal.com/es/  Jardín Botánico https://montreal.ca/  Estadio olimpico https://parcolympique.qc.ca/

Kayac Tours https://www.h2oadventures.ca/

TORONTO

Museo de las ilusiones https://museumofillusions.ca/

OMEGA PARC

Parque Omega  http://parcomega.ca/

INTERNET EN CANADA

SIM HOLAFLY https://holafly.com

eSIM HOLAFLY  https://tuesim.holafly.com/

Redactor: Ángel Carrera

Fotógrafo: Cristina del Marco

Coordinador: Jose Buitrago