Home

Diario YA


 

SEAT León Sport Coupé Fórmula Racing 2.0 Turbo Direct Injection Direct Shift Gearbox

El más ganberro de los compactos de SEAT


Carlos Pascual. Grupo Volkswagen y Marca España, se conjugan para crear uno de los compactos más llamativos del mercado: el SEAT León SC. Esos coches que se crean sobre la plataforma MQB para motores transversales del grupo Volkswagen desde nuestro país.


El SEAT León SC es un compacto medio de tres puertas con un marcado estilo y que con el pack FR agudiza su agresividad. Es llamativo si, pero no estridente. Conjuga las medidas de un compacto y la habitabilidad de una berlina media.

La unidad probada un SEAT León SC FR 2.0 TDI DSG de 184cv, como si ya no tuviésemos siglas ahora SEAT nos añade alguna más. Es la primera ocasión en la que el compacto más afamado de la marca española tiene variantes de carrocería, en las dos generaciones precedentes solo se podía adquirir con carrocería cinco puertas, de ahí su siglas SC: Sport Coupé.  


Nos adentramos en el Compacto “Made in Spain” y encontramos los toques distintivos del Pack FR: Asientos deportivos con tapicería mixta de piel y Alcantara con pespuntes en contraste rojo, un volante pequeño y ancho con el logo FR, pedales deportivos, cuadro FR y otros detalles en el freno de mano y palanca de cambios.  Nada más sentarnos sentimos la amplitud del habitáculo donde el salpicadero sobrio y elegante nos da muy buenas sensaciones, la única pega que si eliges un color llamativo y, para este coche es casi imperativo, verás el marco de la puerta sin ninguna protección más que las gomas interiores y del cristal.

Si bien en la parte delantera se puede viajar con comodidad y amplitud en la trasera esto se verá mermado aunque dos adultos pueden viajar con comodidad, con las dificultades lógicas de un tres puertas, entrar se hace difícil y salir todavía más.

Los mandos se encuentran a mano y el sistema de infoentretenimiento funciona correctamente aunque mejorar su fluidez y dotarlo de una pantalla de mayores dimensiones sería muy recomendable.


En el aspecto dinámico el León SC FR 2.0 TDI DSG es sobresaliente, muestra algo de sobreviraje pero nada que ver con aquello a lo que llegó a acostumbrarnos el grupo VW, además debemos tener en cuenta que se trata de un tracción delantera con el motor adelantado sobre el eje por lo que la física no está de nuestra parte. Apoya de forma muy noble y transmite la información necesaria al volante siendo en ocasiones algo fría. El ajuste del chasis es el que más me ha gustado hasta el momento sobre la plataforma MQB de construcción modular para motores transversales del grupo VW, muy noble con una gran pisada en apoyo, permite colocarse utilizando el pie izquierdo y en frenadas a gran velocidad se mantiene estable.


Por otra parte esta unidad montaba el chasis adaptativo DCC que con el sistema de selección de modo de conducción modifica sus reglajes para permitir mayor confort de marcha o permitirte la mayor diversión en carreteras reviradas. Este sistema permite seleccionar entre tres modos de conducción predefinidos y uno individual. Los predefinidos son: Eco, que permite el modo “A vela” en el que se desacopla la caja de cambios del motor para dejarlo rodar por inercia y el DCC se comporta en modo confort; Normal, que todos los parámetros son intermedios y en el menú aparecen todos con la palabra “normal” sin mayor explicación; y Sport, que endurece la dirección, modifica los reglajes del chasis para que responda de forma más inmediata a todas nuestras órdenes, modifica la gestión del cambio DSG y la respuesta del motor cambiando el carácter del coche a algo “menos civilizado” y más deportivo esta es la elección adecuada para sacarle el máximo partido en carreteras de montaña.


El nivel de su equipo de frenos está a la altura de cualquier conductor medio que quiera realizar salidas a carreteras de montaña aunque si somos muy insistentes o muy radicales apurando una frenada tras otra notaremos la fatiga y como el tacto del pedal se vuelve más esponjoso.

Y como siempre la gran estrella del conjunto es su caja de cambios de doble embrague DSG, que ha de llevarse en modo manual, jugando con las levas, si queremos llevarlo cerca de todo lo que nos puede dar, ya conocemos sus bondades y lo genial de esta caja de cambios por lo que de ella solo diré que en modo Sport debería ser menos conservadora a la hora de reducir aunque en esta ocasión he visto un gran avance con la levas que ahora permiten reducir antes que en otras generaciones DSG.


Lo más interesante de este coche es que cumple con lo que promete, sus consumos son prácticamente los homologados siendo los urbanos los menos reales donde deja la media en 6,8 litros cada 100 kilómetros recorridos, dejando esta cifra en 4,3 en los cruceros de autopista a ritmo legal; si queremos sacarle todo, todo y TODO, el peaje a pagar será de 10,6 litros de carburante cada 100 kilómetros de diversión.

Destacable por otra parte su iluminación LED, de una eficacia asombrante y a la que acompañan unos antinieblas algo toscos no por su acabado sino por ser halógenos cuando el resto de la iluminación se realiza mediante diodos LED, el punto bueno de estos antiniebla es su impresionante zona de iluminación pues son perfectos para iluminar cunetas, incluso las del carril contrario.


SEAT León SC FR 2.0 TDI DSG, o su versión extendida SEAT León Sport Coupé Fórmula Racing 2.0 Turbo Direct Injection Direct Shift Gearbox, es un vehículo muy apropiado para el día a día y realizar algún viaje en el que pueden ir cinco ocupantes que será mejor cuatro con su equipaje correspondiente y al que diría que le hacen falta las puertas traseras si no existiese una versión con ellas, en el caso de la unidad de prueba por 34.000€ con todos los extras es un buena opción para una persona soltera o una pareja todavía sin hijos si no has de elegir la carrocería de cinco puertas que brinda esa versatilidad a cambio de sacrificar ligeramente su estética.

Etiquetas:Carlos PascualFórmulaYAFRmotorseat