Home

Diario YA


 

SAN JUAN PABLO II: EL PAPA DEL SIGLO XXI

Karol  Jósef Woytila nació el 18 de mayo de 1920, (mes de María de la que fue TOTUS TUUS) en Wadowice Polonia. Fue el menor de los tres hijos de  Karol Woytila y Emilia Kaeczorawska  sus padres, cuyo proceso de beatificación se ha iniciado en la diócesis de Cracovia.  Bautizado el 20 de Junio de 1920. A los nueve años perdió su madre, lo que supuso para él un  dolor  filial intenso y profundo.  A los 12 años perdió  su padre con quien estaba muy unido porque era para él el modelo hombre íntegro y profundamente católico. Su juventud estuvo marcada por la pobreza y la necesidad. Tuvo que trabajar duramente como obrero en una mina `para costarse los estudios. Alegre, deportista (Atleta de Dios) amante de la literatura y del teatro. Conoció en sus propias carnes el horror del nazismo y del comunismo. Un librero amigo suyo le descubrió la obra de San Juan de la Cruz, quien lo sedujo espiritualmente  y sobre el que elaboró sus tesis doctor: La Fe  Según San Juan de la Cruz. Después de un trabajo intenso y una lucha constante a los 25 años, fue ordenado sacerdote el 1 de noviembre de 1946. Obispo auxiliar de Cracovia con tan solo 38 años.  
En 1964 fue designado Arzobispo de Cracovia y 3 años después cardenal. Tuvo notables intervenciones durante las sesiones del Concilio Vaticano II. Intervenciones que prepararon el camino para ser elegido papa el 16 de octubre de 1978. El primer papa no italiano desde 1552. Su pontificado fue el tercero más largo de la Historia de la Iglesia Católica. Incansable por su espíritu misionero y apostólico; por su gran carisma   fue querido y admirado en todo el mundo, pese a las críticas de algunas ideologías claramente masónicas. Sus viajes apostólicos  fueron constantes a todos los continentes, por los que fue conocido como el Papa Papa peregrino. Su viaje a la Santa Cueva de Covadonga  y su posterior paseo por los Lagos fue  acontecimiento mundial  y  un reclamo turístico.
Su oposición tenaz y pacífica al régimen  comunista polaco, motivó que  el ansia de  libertad sindical se hiciera fuerte en Polonia con el nacimiento del sindicato Solidaridad. El magnicidio frustrado del 13 de mayo del  terrorista turco Ali Agcá, gracias a la intervención de la Virgen María cuya mano desvió la bala asesina, como confesó el mismo papa, motivó que el Papa visitase a Fátima, para beatificar a los niños pastores y hermanos, Jacinta y Francisco e hiciera de las apariciones un referente de su pontificado. Su pasión y amor por los jóvenes- la esperanza de la Iglesia y del Mundo- se concretó en los célebres encuentros: Las jornadas mundiales de lo Juventud. Gran escritor compuso 14 encíclicas. Elevó a los altares a muchos santos y beatos, más  de la mitad de los proclamados en toda la historia de la Iglesia. Superó los complejos y la reticencias de algunos prelados españoles y glorificó  numeroso  católicos: obispos sacerdotes, seminaristas, religiosos, seglares martirizados durante la Guerra Civil español por odio a la Fe. Después de unos años de lenta y dura enfermedad y sin bajarse de la Cruz (como decía el mismo) falleció el 2 de abril de 2005. Benedicto  XVI, que fue siempre su eficaz mano derecha, y eficaz santo y sabio colaborador, lo beatifico el 1 de Mayo de 2011. El Papa Francisco fidelísimo admirador, lo canonizó el 27 de Abril de 2014.   Su persona y su obra permanece viva en la Iglesia  un siglo después.
Fidel García Martínez  
 

Etiquetas:Juan Pablo II