Home

Diario YA


 

Un Estado que nos da la moral (III)


Beatriz Bullón. 12 de agosto.

Cuentan que el profesor Guasp, famoso como procesalista y por sus dictámenes jurídicos, en sus últimos años había abdicado de elaborarlos, dada la calidad y  proliferación  legislativa: "estos chicos legislan demasiado". Esto se hace especialmente real en materia educativa. Aquí junto a la motorización, apreciamos unas redacciones densas, prolijas y repetitivas que hacen muy difícil acceder a los contenidos. Ya lo advertían los informes del Consejo de Estado. Textos que, en principio debieran ser especialmente claros como destinados a ser comprendidos por padres, profesores y alumnos que no son técnicos en derecho. Pero lo propio de la participación es el ánimo para afrontar todas las dificultades que se oponen a padres y profesores para la tranquila lectura de los textos.

Es vital llegar a la interpretación de los derechos humanos de la que hablábamos la semana pasada. En la normativa referente a la educación secundaria  se consideran "los derechos humanos como referencia universal para la conducta humana" (párrafo 5, Anexo II); "el conocimiento y la reflexión sobre los derechos humanos, desde la perspectiva de su carácter histórico, favoreciendo que el alumnado valore que no están garantizados por la existencia de una Declaración, sino que es posible su ampliación o su retroceso según el contexto"(párrafo 9);"El estudio de los Derechos Humanos desde la perspectiva ética y moral lleva al alumnado a la comprensión de los fundamentos morales de la convivencia, identificando los distintos elementos comunes que desde las diversas teorías éticas se aportan para la construcción de una ética común.

Luego, los derechos humanos son entendidos como elásticos en consonancia con una comprensión de los mismos donde podemos ya hablar de derechos de "cuarta y quinta generación". Quizás convenga admitir "el derecho" de la mujer a elegir que conlleva facilitar el aborto, o "el derecho" a contraer matrimonio personas del mismo sexo, ¿por qué no el derecho de los grandes simios para ser humanos? Todo es ideología. Precisamente la del Manifiesto del PSOE de diciembre de 2006.

Pero yo, como madre, quiero que mis hijos sepan que los derechos humanos son originarios, universales, inviolables e irrenunciables hasta para el no nacido. Le corresponden al hombre por su propia esencia y son previos a toda legislación positiva. Tanto hablar de derechos humanos para terminar dándoles esta visión pobretona que es la del gobernante. Es por eso necesario leer con detenimiento nuestra legislación y tratar de seguir viendo la nueva "ética común" que se nos insufla.

Dicen que Guasp en sus últimos años se dedicaba a ir al cine. Necesitaremos sesión continua para poder seguir con nuestra repetitiva legislación.

 

Etiquetas:beatriz bullón